la actualidad museística alicantina

zoom local

Patrimonio etnológico

Lucía Roche

casa típica del siglo XVIII

Museonline visita El Museo Etnológico de Guadalest, una casa típica del siglo XVIII construida sobre una roca. El museo recoge a través de las piezas que en él se exponen, la forma de vida rural cotidiana y los modos de subsistencia de los habitantes del Valle de Guadalest. La exposición se divide en ocho estancias distribuidas a lo largo de toda la casa, y se puede diferenciar en ella dos tipos de contenidos: el dedicado a la vida en el hogar y el de la trasformación de los tres productos básicos de la alimentación mediterránea.

La primera parada es el denominado hogar tradicional.En ésta el visitante puede ver el horno con el que se cocinaba el pan, el espacio de convivencia habitual, tal y como era en los pueblos del Valle de Guadalest desde el siglo XVIII hasta el primer tercio del siglo XX.

Seguidamente encontramos la despensa o el pastador . En ella se guardaba gran parte de los alimentos, tales como el aceite, embutidos, conservas y demás utensilios domésticos.La cuadra que albergaba a los animales, los cuales eran muy importantes, ya que proporcionaban la energía necesaria para ayudar al amo en los trabajos agrícolas más pesados y para el transporte.

La cuarta estancia de la casa y nos encontramos con el dormitorio, el espacio más privado e intimo de la vivienda.
En éste hallamos desde antiguos calentadores de cama hasta portavelas de mano, incluso lámparas de queroseno.

La trasformación de los productos básicos: el olivo, la vid y el cereal.

El museo reproduce los procesos de trasformación de estos productos básicos.

  • La reproducción de la Almazara, con los útiles que se usaban para trasforma el olivo en aceite.
  • La estancia designada comúnmente “de la uva al vino” o Lagar, con todos los utensilios necesarios para el proceso de elaboración del vino. Tanto los usados en la vendimia como son: El corquete, lo pellejos, el arado de palo, etc., a los utilizados en la extracción y en la fermentación del mosto.
  • Por útimo, el lugar donde se muestran los elementos necesarios para trasforma el trigo en harina. En este último recinto encontramos una reproducción a escala de un molino hidráulico de cereal, que funciona gracias a la fuerza hidráulica del agua; además de numerosas herramientas para el cultivo y la trilla del cereal, hoces, machetes, rastrillos, etc.

Al mismo tiempo, el museo cuenta con una pequeña sala donde se expone una gran colección de armas antiguas. La colección reúne todo tipo de armas como son: rifles, revólveres, polvoreras, escopetas de caza, pistolas de duelo, desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Además las vitrinas de esta sala exhiben lanzas de caza, navajas, hachas de piedra, bastones y estoques.

El museo tiene gran afluencia de visitantes durante todo el año. Sobre todo de turista del norte de Europa, que acuden a la provincia de Alicante durante el invierno, así como los jubiliados que viajan con el inserso.

Para ver más imágenes click, aqui.

El reportaje completo en PDF en:

descarga

——————————————————————————————–

Estirpe y museo

óleo del Ecce Homo

Óleo del Ecce Homo

Lucía Roche

Si la casa mostrada en el Museo Etnológico era donde vivía la gente humilde de Guadalest, la Casa Orduña era la casa de la gente adinerada del Valle. Museonline visita La Casa Orduña.

La singularidad de este edificio es patente, no sólo se comunica interiormente con la iglesia, permitiendo que sus habitantes puedan asistir a los actos litúrgicos sin desplazarse de sus aposentos, sino que constituye el único acceso al campanario de la parroquia y el castillo.

La casa fue permanentemente habitada desde 1644 excepto durante los años 1708 a 1734. A mediados de los setenta del siglo XX, tras unos años de abandono, fue rescatada en 1994 por el pueblo y su Ayuntamiento, para engrosar el patrimonio de la villa.
La casa muestra un gran número de piezas valiosas entre las que se encuentran una tabla del siglo XVI, un óleo del Ecce Homo muy particular porque está pintado por ambas caras: en el anverso un Cristo coronado de espinas, y en el reverso, su espalda lacerada. Innumerables muebles y objetos de decoración o uso cotidiano pueblan sus estancias, evocando el carácter de sus habitaciones en épocas pasadas.

Para ver más imágenes click, aqui.

El reportaje completo en PDF en:

descarga

——————————————————————————————–

Tradición y artesania

Gramera para el agramado del cáñamo
Gramera para el agramado del cáñamo

Lucía Roche

El cultivo y el tratamiento del cáñamo en la cuenca del Segura se remonta a la época medieval. Callosa de Segura destacó por el cultivo y el tratamiento posterior de la fibra sobre todo durante la Posguerra Civil española. Desde entonces esta localidad absorbió durante varias décadas la producción del cáñamo de toda la Comarca del Bajo Segura y la de amplias regiones de España, para poder así abastecer la gran demanda existente en el mercado de los productos derivados del cáñamo como son las redes, alpargatas, hilos, etc.
El Museo fue puesto en funcionamiento en el año 1986 y surgió de la decisión de un grupo de jóvenes callosinos denominado ‘Amigos del Patrimonio Cultural’, que reivindicaban las costumbres y la historia de Callosa. El grupo se dedicó a localizar y recoger de todos los rincones de la geografía local, los artesanales y utensilios con que se trabajaba el cáñamo.
El museo se ubicó definitivamente en 1995, en un antiguo matadero municipal. Se divide en las fases y secciones del proceso de elaboración, desde la agrícola hasta la industrial, culminando con la elaboración de los productos derivados del cáñamo. El visitante puede apreciar los distintos utensilios y las maquinarias implicados en este proceso.


FASES Y SECCIONES DEL PROCESO
Fase agrícola :
1.La huerta.
2.Embalsado y agramado del cáñamo.
Fase industrial:
1. El espadado.
2. El rastrillado y el repasado.
3. Hilado, corchado y fabricación de redes.
4. Sogueras, costureros y alpargateras.
5. Mecanización del instrumental del cáñamo.

El rastrillo

El rastrillo

El museo posee una escuela municipal donde se realizan estos trabajos artesanales, esta iniciativa surgió para evitar que está tradición se perdiera con el tiempo. Actualmente cada sábado se reúnen en el museo para realizar actividades. El visitante que se acerque al museo durante las fiestas del pueblo, en el mes de agosto, podrá disfrutar de la demostración en vivo de esta tradicional y desaparecida industria.

Además el museo ofrece elementos relacionados con las tradiciones locales, como el famosos y centenario ‘Farolico de Venancio’ que se cuelga en un alto pico de la sierra durante las fiestas de San Roque. También unos monigotes en forma de viejitos que a mitad de Cuaresma se ponen en las puertas de las casas, representando alguna crítica social o broma popular.

Para ver más imágenes, click aquí.

El reportaje completo en PDF en:

descarga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: